el amor se hace

[… Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío.
No me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi Otoño enajenado.

Sonetos del Amor Oscuro

F. García Lorca ]

Me pediste consejo un día. Querías conocer mi opinión sobre como escribir acerca de amor y de sexo de forma provocativa, sin ser soez.

Casi llegamos a discutir. Tú crees que yo soy muy romántico y yo sospecho que tú no lo eres tanto, a la hora de escribir.

He leído, en alguna de las cosas que escribes que:  “el amor no se dice, se hace … cuando se habla mucho de él es porque no se tiene”.

Tienes parte de razón, amar se conjuga, se vive, se experimenta. 

El amor es activo, se mueve, se retuerce, se enreda y se enzarza en tu vida. Te tapa los ojos y luego te suelta como a una gallina ciega. Es adictivo porque nada te da tanta fuerza, tanta esperanza, tanto calor… Tanto frío.

Nada hace que te levantes con tantas ganas de más, aunque sepas que nunca llega, que nunca cuaja, que no vas a tocar ni medir el tamaño de tus deseos con los de ese ser humano al que le anhelas la mirada y todo el bien que te cabe en la imaginación. 

El amor, de todo tipo, suelta y al mismo tiempo amarra. 

Cura y araña…

El amor a veces se juega, se baila, se detiene y aumenta de tamaño o disminuye, empequeñece, busca morada, busca rumbo. 

Es una sacudida helada, una ráfaga tan ardiente que te quema las pestañas y te hace caer de rodillas en un rincón mientras te buscas los principios para recordar quién eres…  y buscas cuál era tu esencia antes de entrar en este laberinto y perder el hilo.

El amor se hace, cierto. Y también se fabrica cada día a partir de las ganas. 

Aunque para ello haga falta una primera punzada, necesaria, básica… 

Un momento en el que una mano enorme te sujeta por la cabeza, te da la vuelta y todo se detiene.

Y el amor se cuenta. Se explica. Con los ojos, esos grandes delatores, amigos y enemigos, jueces y verdugos … 

El amor se grita, se susurra. 

Se comparte. 

Se escucha… 

Una substancia tan adictiva que si no nos dejara tan locos, dolidos y exhaustos y fuera tan maravillosa, deberían prohibirla. Pero entonces, se acabaría la risa y la vida…

El amor se hace y se dice… 

¿No?

Anuncios
el amor se hace

Un comentario en “el amor se hace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s