Atroz

«Sentí dolor.

Un dolor atroz.

No importaba quién estuviera mirándome, observándome en este o en otro mundo, ya fuera para poder contarlo, o estremeciéndose mientras yo lo experimentaba.

No importaba.

Porque ante un dolor semejante, uno siempre está solo.»

 

Anuncios
Atroz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s